Monday, September 19, 2016

Wonder of wonders, miracle of miracles

September 19th, 2016

Everyone knows that serving a mission is hard, for a number of reasons. Going into my mission I was aware that it would be challenging, but no one ever warned me about one of the most difficult aspects of missionary work.

Having to decide to stop visiting someone.

Missionaries usually refer to this as "dropping" someone. President Palmer likes to refer to this as, "Turning them over to the Lord." Usually when we stop visiting someone it's because they're not progressing, meaning they're not keeping commitments such as praying, reading the Book of Mormon, or going to Church. Almost always that is the reason we have to turn them over to the Lord until they are hungry to learn more, then the missionaries will be inspired to visit them again.

But here's the thing, back a long while ago we were visiting a less-active member and he was making a lot of progress, but then we were told we had to visit him less frequently, due to the fact that as missionaries we are supposed to find the people who don't already have the Gospel in their life. There were also a couple of other reasons we couldn't visit this man anymore, so we stopped a long time ago. We happened to kind of run into him this week and was wondering why we hadn't seen him.

I didn't know what to do. I knew that when we were visiting him we helped him out a ton. I asked my leaders for help, and we were suggested to call and leave a voicemail explaining to this man why we couldn't see him anymore. It was really hard for me to do it, and my leaders understood what I was going through because they have also gone through the same thing.

So I left the voicemail and after that I felt the Spirit so strongly tell me that I had done the right thing. I felt the Spirit again and again confirm that same prompting that we had done what was right.

The day after I made that decision, we had a multi-zone conference which was super good. It was all about obedience and listening to the promptings of the Spirit, and the entire time I was thinking about this experience and yes, even though I knew I was being obedient and listening to the Holy Ghost, this experience was still really hard for me! I really wanted to trust that Heavenly Father would take care of our people for me. 

Ever since then, this man has been progressing miraculously!

I am so so so grateful to know that when we turn people over to the Lord, He can soften their hearts and He knows better than we do what His sheep need.

All right, so another thing that happened this week is that an investigator that I taught back in Ceres, got baptized! That's super exciting. She had a lot of opposition in her life and I'm so glad that she was finally able to enter the waters of baptism.

The sister that got baptized last week is still doing great! She is being such an awesome example for her family. Her daughter-in-law is a less-active member and she is already helping her come back into activity, so that's super cool!

This week my car got taken away...again! Yay. Haha I'm not bitter at all though, we really don't need the car in this area. The reason I had a car again is because the car depends on the area that you're in; how big the area is. This town is really small and we only had the car because the ward covers the country, but we aren't working with anyone in the country so there is not much point in having a car.

This week we found a new investigator. It was kinda crazy how we found her because we had dinner in the country, but it was close enough to bike there but the road is kinda scary to bike on. But anyways after dinner we knew it'd be getting dark soon but we decided to go visit some people close by, and the Spirit didn't say no so we just went! We met her and she said she's been looking for a church, so that's pretty convenient!

Then it was even crazier because after we met with her we were about to bike back to town but then this other lady saw us and offered to give us a ride back. Normally I wouldn't accept rides from strangers, but again the Spirit didn't say no, so we went! As we drove back she said that some friends had given her a Book of Mormon, and she's really wanted to get her life back in check. She asked us to teach her how to pray, too. It was all so cool! If we had gone over there in our car, we wouldn't have been able to meet her! Blessings!!!! Since she doesn't live in our area, the elders will be teaching her instead, but either way I'm so happy that we got to share the gospel with her!

There was also one time back in Hughson where I was on exchanges with Hna Robison and we found a guy on the street and we talked to him and gave him a Book of Mormon, but we gave him to the English sister missionaries since of course we were teaching in Spanish. I just heard that he got baptized too! Seriously, as a missionary you never know how much one conversation or one testimony can impact the life of a person.

So one thing I liked about the multi-zone conference was that President talked about the word "hearken" that is used in the scriptures, which means to listen and do. I've definitely seen the importance of that a lot this week and throughout my mission.

I also really liked that President said something like, "Do you really think the Lord merely has average expectations for you?" That hit me a lot. He said that we should have high expectations for ourselves and our work, and that we should have a high amount of love. He made a chart and I feel like I fall in the category of someone with a high amount of love, but low expectations. I'm still working on having more faith in myself every day, though.

Also on the street one night, I met this Hispanic lady who didn't' speak any English and she basically told me her whole life story and it was obvious that she needed someone to talk to her and I'm so grateful that I was able to listen to her and testify that Heavenly Father answers our prayers. I gave her as a name to the Spanish sister missionaries and I hope she meets with them some time.

You know what's crazy though that I just realized this week, I have literally spent half of my mission in English work and half of it in Spanish work. Six months in each! Whaaaaat. That is so not normal, but then again, is anyone's mission "normal?"

K love you!

-Hermana Aburto


La maravilla de las maravillas, el milagro de los milagros

19 de septiembre de 2015

Todos sabemos que servir en una misión es difícil, por varias razones. Al salir a la misión, yo sabía que sería todo un desafío, pero nadie me advirtió de uno de los aspectos más difíciles de la obra misional:

El tener que decidir dejar de visitar a una persona.

Esto es algo a lo que los misioneros llamamos “dejar de ver” a alguien, mientras que el presidente Palmer le dice “poner a alguien en las manos del Señor”. Por lo general, los misioneros dejamos de visitar a una persona debido a que no está progresando, lo cual se debe a que no cumple con sus asignaciones como orar, leer el Libro de Mormón o ir a la Iglesia. Casi siempre esas son las razones por las que ponemos a alguien en las manos del Señor hasta que esa persona sienta hambre de saber más, y es entonces cuando los misioneros sienten la inspiración de volver a visitarla.

Lo que sucede es lo siguiente: hace un tiempo visitábamos a un miembro menos activo y él estaba progresando, pero luego se nos dijo que teníamos que visitarlo con menos frecuencia debido a que nuestro trabajo es buscar personas que no conozcan el Evangelio. También había otras razones por las cuales ya no debíamos visitarlo tan a menudo, así que ya tiene tiempo que dejamos de verlo. Pero resulta que la semana pasada nos lo encontramos y él nos preguntó por qué no lo habíamos visitado.

La cosa es que no supe qué hacer, lo que sí sé es que mientras lo visitamos le ayudamos mucho. Entonces pedí ayuda a mis líderes, y siento agradecimiento, porque sus consejos fueron de mucha utilidad y los seguí. Ellos me sugirión que llamara a ese hermano y que le dejara un mensaje en el que le explicara por qué ya no lo podíamos visitar. Para mí fue muy difícil hacerlo, y mi líder entendió cómo me sentía porque a él ya le sucedió algo similar.

La cosa fue que llamé y dejé un mensaje y después de hacerlo sentí que el Espíritu me dijo que había hecho lo correcto; y lo sentía una y otra vez confirmándome lo mismo, que había hecho lo más aconsejable.

El día después de que tomé esa decisión, tuvimos una conferencia de varias zonas, la cual estuvo buenísima. Los temas fueron la obediencia y cómo hacer caso a los susurros del Espíritu; la cosa fue que todo el rato estuve pensando en esa experiencia y, pues sí, a pesar de que sabía que había sido obediente y escuchado al Espíritu Santo, aún me costaba dejarla atrás. Realmente quería confiar en nuestro Padre Celestial para que cuidara a esa persona. 

Desde entonces, este hermano ha progresado milagrosamente.

Siento un gran pero gran agradecimiento de saber que, si ponemos a las personas en las manos del Señor, Él puede ablandar el corazón de ellas y sabe mejor que nosotros lo que necesitan Sus ovejas.

Bueno, otra cosa que sucedió la semana pasada fue que ¡se bautizó una investigadora a la que le enseñé en Ceres! ¡Qué lindo! Se trata de una muchacha que ha tenido muchísima oposición en su vida y estoy muy contenta de que por fin haya podido entrar en las aguas del bautismo.

A la hermana que se bautizó aquí la semana pasada le está yendo muy bien, y además le está dando un gran ejemplo a su familia. Su nuera es menos activa y la hermana ya le está ayudando a que regrese a la Iglesia, y eso está muy bien.

También esta semana nos volvieron a quitar el coche, ¡chin! Pero en serio que no me importa, porque lo cierto es que ni siquiera nos hace falta en este lugar. La cosa es que nos volvieron a dar coche porque eso depende del área en la que uno sirva y en el tamaño de ésta; pero este pueblo es chico, y teníamos carro porque el barrio cubre partes donde todo es campo, pero no había nadie a quien enseñarle en el campo, así que no tenía caso tener coche.

Esta semana encontramos a una nueva investigadora. La hallamos de una forma media curiosa, porque fuimos a cenar a una casa en el campo, pero que está cerca como para ir en bicicleta, aunque la carretera da un poco de miedo. La cosa es que después de cenar sabíamos que pronto oscurecería, y con todo decidimos ir a visitar a unas personas que viven cerca, y como el Espíritu no se opuso, pues fuimos. Entonces conocimos a esa mujer y nos dijo que ha estado buscando una Iglesia, lo cual es un punto a nuestro favor.

Lo que resulta más curioso fue que después de hablar con ella y ya nos íbamos a regresar al pueblo, otra señora nos vio y nos ofreció llevarnos. Por lo general, no aceptamos que nos lleven personas desconocidas, pero, nuevamente, el Espíritu no dijo nada y le tomamos la palabra. En el camino de regreso nos dijo que unas amistades le habían dado un Libro de Mormón y que tenía ganas de poner su vida en orden otra vez. Además, nos pidió que le enseñáramos a orar. ¡Fue una experiencia súper padre! La cosa es que si hubiéramos ido en coche no la habríamos conocido. ¡Bendiciones! Sin embargo, como no vive en nuestra área se la pasamos a unos élderes, pero de todas maneras estoy contenta de que pudimos compartir el Evangelio con ella.

También en una ocasión, mientras estuve en Hughson en un intercambio con la Hna. Robinson, conocimos a un muchacho en la calle, hablamos con él y le dimos un Libro de Mormón, pero se lo pasamos a las hermanas que servían en inglés porque allá me tocaba en español. ¡La cosa es que me acabo de enterar que también se bautizó! En serio que al estar de misionera una nunca sabe el impacto que una conversación o un testimonio puede llegar a tener en la vida de una persona.

Algo que me encantó de la conferencia de zonas fue cuando el presidente habló de la palabra “escuchad”, que se encuentra en las Escrituras y la cual en este caso significa oír y hacer, y pues sin duda que esta semana y a lo largo de la misión he visto su importancia.

También me gustó mucho que el presidente dijo algo así como: “¿En realidad creen que las expectativas del Señor respecto a ustedes son una cosa promedio?”. Eso me llegó muchísimo. Luego agregó que nosotros también debemos tener expectativas altas en cuanto a nosotros mismos y nuestra labor, y que debemos mostrar un gran amor. Después hizo una tabla y me pareció como que yo estoy en la categoría de los que tienen mucho amor pero cuyas expectativas son bajas. La cosa es que aún tengo que cultivar la fe y trabajar en mi persona.

También, la otra noche nos encontramos a una señora hispana en la calle que no hablaba ni una palabra de inglés. En pocas palabras les diré que me contó toda su vida y era obvio que necesitaba hablar con alguien, pero siento agradecimiento de haber podido escucharla y testificarle que Dios escucha nuestras oraciones. Les pasé su nombre a las misioneras que sirven en español y espero que se pueda juntar con ellas pronto.

Esta semana por fin me di cuenta de que la mitad de la misión he servido en inglés y la otra mitad en español. ¡Seis meses en cada idioma! ¿A poco? Eso no es nada normal, pero la pregunta es: ¿hay alguien que haya servido en una misión “normal”?

¡Los quiero!

-Hermana Aburto